Cómo pasé de odiar a amar el invierno

Escribí este artículo luego de haber trabajado durante 3 temporadas de invierno, y de haber aprendido a disfrutarlo recién en la tercera.
A mi historia no van a entenderla los que siempre amaron frío, la nieve, el esquí y la fiesta de lunes a lunes, todo eso en un pueblo perdido de pocos miles de habitantes. A mi me costó bastante llegar a eso, pero siempre sentí que quería darle una oportunidad, y ahora puedo decir que me encanta la nieve , el esquí y que no veo las horas de que llegue el invierno de nuevo.
Ahora si, cómo fueron esas 3 temporadas?

Intento n° 1 : Whakapapa- Nueva Zelanda- Junio 2014

Acá estaba en mi primer viaje largo y estaba más que nunca en modo «check», había llegado a la isla con una lista de cosas que quería hacer, que las venía leyendo hace tiempo en blogs y grupos de facebook: juntar kiwis y cerezas ,trabajar en un hostel, y por supuesto hacer la temporada de esquí era una de esas cosas de la lista. Sumado a eso, no era fácil ser contratada sin experiencia y un muy buen ingles, por lo que la oferta sonaba como un check/desafío, IMPOSIBLE decir que no.
Me tomé un día entero para completar las aplicaciones  , me asesoré  con amigos que ya habían hecho temporadas de invierno, y mandé todos los cv que pude. Entre la gente que me aconsejó, la mayoría me dijo que eligiera el puesto de operario de remonte, porque era la opción en la que tenía mas posibilidades de ser contratado. Un amigo en cambio me dijo que lo mejor para alguien como yo era trabajar en el rental, donde iba a estar calentita con la calefacción y sin viento mientras veía a los demás morirse de frío. Así que le hice caso y aposté a trabajar entregando botas de esquí. Al mes me llamaron para una entrevista, lo cual me alegró mucho pero también me puso super nerviosa porque yo nunca había ni siquiera visto un equipo de esquí en vivo. Como buena argentina chamuyera me puse a ver videos en youtube, sobre todo de gente esquiando, para poder armarme un discurso para la entrevista. También aprendí algo del vocabulario de los equipos y  sobre qué debía preguntar yo para parecer mas «del ambiente». Resultado de mi preparación previo entrevista: había ido a esquiar una semana con mi ex novio a Las Leñas, y si bien no había podido aprender tanto y me consideraba intermedia había quedado muy entusiasmada con la idea de poder perfeccionarme, por lo que esta oportunidad me parecía genial. Además les pregunté que pronósticos tenían para el inverno que se venía, si iba a haber mucha nieve, y si el laburo me iba a dar tiempo para esquiar. Un par de semanas más tarde me llegó la respuesta, me habían contratado!!

Mi primera foto con un muñeco de nieve, de las que pensé que iban a ser muchas, pero no, solo nevó de esa forma en el pueblito un par de veces en la temporada

Una vez recibida la buena noticia, llegó el momento  de buscar alojamiento. Estaba la opción de buscarlo por tu cuenta (no había demasiada oferta y nunca fui buena para encontrar departamento) , o el hostel donde se alojaba el staff (esta opción era un poco mas cara pero incluía las comidas y para alguien que odia cocinar es un factor más que decisivo). Obviamente elegí la segunda opción, que ademas tenia la ventaja (eso fue lo que crei en ese momento) , de ser el más cercano a las pistas, y por lo tanto el más en medio de la nada.
Bueno ahora sí, ¿porque fue tan fallido mi primer intento de amar la nieve?
Hubo varios factores , algunos personales y otros del lugar en sí. Primero, este centro de esquí es el único de la isla norte de NZ, y es bastante chico y con poco movimiento. Sumado a eso, la temporada fue  nefasta, mucha más lluvia que nieve, al menos en los primeros meses, que fueron los que resistí. Además de eso, yo venia acostumbrada a estar rodeada de latinos y tuve que pasar a estar rodeada de ingleses que estaban  en la suya y asiáticos, que los amo pero que también estaban bastante en la suya (que era una suya mucho menos alcohólica y ruidosa que la de los ingleses, pero bueno en fin). Resultado: laburaba muy pocas horas, cobraba solo el mínimo que tenia cubierto por contrato, que era lo suficiente para pagarme el hostel, y tenía el resto del día para comerme la cabeza en un pueblo donde ni siquiera había un lugar donde ir a comprar un chocolate o tomar un café. Aprovechando que tenía todo gratis, equipo, pase de esquí , clases (ahora entiendo lo valioso que era eso), tomé clases de snowboard primero y de esquí después. Con el primero la pase fatal y el esquí me gustó pero tampoco me volvió loca. Llegó el punto en el que cada día que me levantaba mi estímulo era contar los días que me quedaban para irme, que eran un montón! Y si hay algo que aprendí viajando es que yo no estoy para «aguantar» nada, así que decidí no sufrir mas e irme a trabajar a una ciudad. Pasé un mes y medio ahí, el peor de mi viaje por Nueva Zelanda, pero igualmente me fui con una sensación de que le quería dar otra oportunidad a la nieve.

Acá estoy haciendome la profesional del esquí , pero la realidad es que me la pasé la mayor parte del tiempo alejada de los equipos y trabajando como cajera

Intento n° 2 : Andorra la Vella- 2016-2017

¿ Por que Andorra la Vella?

Andorra es un país super chiquito, que esta dedicado prácticamente 100% al negocio de los centros de esquí, por lo que hay varias opciones de pueblos donde vivir y trabajar, lo ideal es vivir y trabajar en el mismo lugar. Después de mi experiencia en Whakapapa Village en NZ, supe que no iba a cometer dos veces el mismo error, y sin dudarlo decidí vivir en la capital, donde iba a poder tomar un café o comprar un chocolate cuando quisiera.
Bueno, un detalle que no tuve en cuenta es que Andorra es un pais libre de impuestos, como un Duty Free gigante, por lo que en su mayoría el turismo de la capital es de compras, gente de paises vecinos que van a comprar cigarrillos,alcohol o electronica barata. No es el tipo de turismo que uno espera encontrar en un lugar de esquí de gente que va a relajarse, a hacer deportes de nieve y divertirse con familia o amigos. Sumado a eso, me ofrecieron un trabajo como recepcionista de noche y lo acepté super feliz, venía cansada de mi trabajo anterior y quería algo tranquilo.
Entonces… ¿Qué falló en este segundo intento de amar la nieve?
Al final de la temporada me había convertido en un vampiro, no salía nunca de día, no tenía vida social y estaba todo el tiempo super cansada y con unas ojeras tremendas.  No fui ni una vez a esquiar y sólo me dediqué a tomar café y comprar chocolate (se supone que era lo que quería no? ). Aprendizaje de esta experiencia: nunca más vuelvo a trabajar de noche.

Foto que publiqué el día que viajé rumbo a Andorra. ¿Es la más representativa de la temporada? Probablemente no,pero no encontré ninguna decente o en la que no parezca un zombie 🙂

Intento n° 3 : Pas de la casa 2017-2018

Elegí este destino sin estar muy convencida, pero algo me dijo que tenía que darle una chance, y ademas  consegui trabajo en la misma cadena de hoteles del año anterior, pero como recepcionista de día.  Pas de la Casa está en la frontera de Francia con Andorra, y había ido un par de veces el año anterior para hacer trámites del lado francés. El primer año lo había descartado por completo porque en lenguaje de los entendidos se le llama Mordor, está apartado de todo y tiene el peor clima de todo Andorra, pero a su vez la mejor nieve. Sin embargo las dos veces que fui a mi me encantó, estaba super soleado y a los chicos que estaban trabajando ahí se los veía felices y relajados, nada que ver al clima que había en la capital. Así que dije, si vuelvo a Andorra, vuelvo a Pas de la casa. Y así fue , la temporada siguiente volví y cumplí con eso,  como para darle una ultima oportunidad a mi relación con el invierno y la nieve.

.

Estos atardeceres veía prácticamente todos los días desde mi ventana

¿Y qué pasó? Finalmente pude vivir a pleno una temporada de invierno, aprendí a esquiar (no, todavía no soy buena pero por lo menos la paso bien), llegué a ir a esquiar con días en los que estaba super feo el clima pero no me importó, o a levantarme temprano en mi día libre para aprovechar el día completo en la montaña. También conocí un montón de gente genial y me llevé muchas cosas buenas de esa temporada. Además, siempre voy a tener un cariño especial por Pas de la Casa porque me recibió en un momento en el que no estaba bien, pero me ayudó a recuperarme. Por eso a todo el mundo le hablo de Pas y lo quiero convencer de ir ahí, y por eso tengo todas las ganas de volver el próximo invierno 🙂
.
Mi cuarta temporada arranca en noviembre… ¿Será mi coronación como esquiadora profesional? ¿O terminaré lesionada y volviendo a odiar la nieve? Leo sus comentarios 🙂
¿Te gustó el artículo? Compartilo 🙂 ¿No te gustó? Compartilo igual así lo critican

8 thoughts on “Cómo pasé de odiar a amar el invierno

  1. Claudia Patricia Valdes says:

    hola soy medica y estoy pensando ir a pasar esta tremporada alli desde ya que lo que podria manejar es relaciones publicas y que se yo rental porque ademas tengo un comercio..pero nececito desconectarme de la medicina y juntar dinero para volver y llevara mi familia a barcelona para instalarme es decir ahorrar que me recomendas viajo directa,mente…te cuento que vivi en barcelona y soy osada en relacion a ir y probar solo q con 53 años y una apariencia de 38 jaaaa no se si me daran bola…bueno dime que puedo hacer hablo ingles catalan y hasta tengo los certificados del curso de catalan..jaaa te parece que viaje en noviembre directamente,,,voy a matar o morir gracias por tu ayuda

  2. Juan Emanuel Rodriguez says:

    Hola!! Como estas? Estoy planificando ir en diciembre, la verdad que estoy en cero y leyendo todos tus posteos! Pero con muchas ganas de ir. Mi trabajo es en laboratorios , soy técnico en genética, y entrenador personal, ultramarstonista en carreras por montaña y muchas expediciones en los Andes, así que amo el frio fuerte. Cualquier dato que me puedas pasar para conseguir trabajo te agradecería mucho aunque sigo leyendo todas tus publicaciones.
    Saludos cordiales!!

  3. mariel says:

    Hola como estas ? Soy Mariel De Paraná Entre Ríos, no tengo ciudadania Española ni Italiana, me encantaria trabajar en Andorra, hace mucho que quiero pasar la experiencia de hacerlo en otro pais, tengo 37, soy vendedora siempre trabaje en comercio, me gustaria que me digas que me recomendas si es factible hacer el viaje o no tengo posibilidades, es dificil si no hay muchas posibilidades dejar todo y «probar». te lo super agradezco. Saludos. Mariel

    • vikiloyber says:

      Hola Mariel! Por supuesto que es factible. Tené en cuenta que deberías tener una carta de recomendación que pruebe dos años de experiencia en el puesto al que querés aplicar.

      Suerte 🙂

  4. malena mi says:

    hola!! como estas! primero que bueno por toda la data que compartis. Gracias!!
    Por otro lado queria saber si hay laburo de recepcionista y se encuentra facil? unicamente en hoteles o en otros lados tambien hay? tengo mas de 3 años de experiencia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *